Publicaciones

Cuidar la Tierra. Cosmovisión americana VS occidente.

En el día Mundial del medio ambiente, parece propicio reflexionar sobre cual es nuestra actitud como sociedad frente a la naturaleza. Pocas veces detenemos el tiempo para pensar en estas cuestiones, que si bien no parecen tan urgentes, la realidad marca que si lo son. Por ello decidimos presentarles un trabajo de reflexión, referido principalmente a aquellas conductas que deberíamos recuperar como sociedad para en definitiva tener una relación mas armoniosa y sustentable con nuestro entorno.

El presente trabajo trata de reflexionar sobre dos formas totalmente diferentes de relacionarse con el medio ambiente. Una, que producto de la colonización política, económica, social y cultural ha quedado en el olvido: la cosmovisión de los pueblos originarios americanos. La otra: la occidental, aquella que colonizó gran parte de nuestro globo terrestre.

Para iniciar, sugerimos la siguiente lectura:

“CARTA DEL JEFE SEATTLE AL PRESIDENTE DE LOS ESTADOS UNIDOS 1854”

El presidente de los Estados Unidos, Franklin Pierce, envía en 1854 una oferta al jefe Seattle, de la tribu Suwamish, para comprarle los territorios del noroeste de los Estados Unidos que hoy forman el Estado de Wáshington. A cambio, promete crear una “reservación” para el pueblo indígena. El jefe Seattle responde:

El Gran Jefe Blanco de Wáshington ha ordenado hacernos saber que nos quiere comprar las tierras. El Gran Jefe Blanco nos ha enviado también palabras de amistad y de buena voluntad. Mucho apreciamos esta gentileza, porque sabemos que poca falta le hace nuestra amistad. Vamos a considerar su oferta pues sabemos que, de no hacerlo, el hombre blanco podrá venir con sus armas de fuego a tomar nuestras tierras. El Gran Jefe Blanco de Wáshington podrá confiar en la palabra del jefe Seattle con la misma certeza que espera el retorno de las estaciones. Como las estrellas inmutables son mis palabras.
¿Cómo se puede comprar o vender el cielo o el calor de la tierra? Esa es para nosotros una idea extraña.
Si nadie puede poseer la frescura del viento ni el fulgor del agua, ¿cómo es posible que usted se proponga comprarlos?
Cada pedazo de esta tierra es sagrado para mi pueblo. Cada rama brillante de un pino, cada puñado de arena de las playas, la penumbra de la densa selva, cada rayo de luz y el zumbar de los insectos son sagrados en la memoria y vida de mi pueblo. La savia que recorre el cuerpo de los árboles lleva consigo la historia del piel roja.
Los muertos del hombre blanco olvidan su tierra de origen cuando van a caminar entre las estrellas. Nuestros muertos jamás se olvidan de esta bella tierra, pues ella es la madre del hombre piel roja. Somos parte de la tierra y ella es parte de nosotros. Las flores perfumadas son nuestras hermanas; el ciervo, el caballo, el gran águila, son nuestros hermanos. Los picos rocosos, los surcos húmedos de las campiñas, el calor del cuerpo del potro y el hombre, todos pertenecen a la misma familia.
Por esto, cuando el Gran Jefe Blanco en Wáshington manda decir que desea comprar nuestra tierra, pide mucho de nosotros. El Gran Jefe Blanco dice que nos reservará un lugar donde podamos vivir satisfechos. Él será nuestro padre y nosotros seremos sus hijos. Por lo tanto, nosotros vamos a considerar su oferta de comprar nuestra tierra. Pero eso no será fácil. Esta tierra es sagrada para nosotros. Esta agua brillante que se escurre por los riachuelos y corre por los ríos no es apenas agua, sino la sangre de nuestros antepasados. Si les vendemos la tierra, ustedes deberán recordar que ella es sagrada, y deberán enseñar a sus niños que ella es sagrada y que cada reflejo sobre las aguas limpias de los lagos hablan de acontecimientos y recuerdos de la vida de mi pueblo. El murmullo de los ríos es la voz de mis antepasados.
Los ríos son nuestros hermanos, sacian nuestra sed. Los ríos cargan nuestras canoas y alimentan a nuestros niños. Si les vendemos nuestras tierras, ustedes deben recordar y enseñar a sus hijos que los ríos son nuestros hermanos, y los suyos también. Por lo tanto, ustedes deberán dar a los ríos la bondad que le dedicarían a cualquier hermano.
Sabemos que el hombre blanco no comprende nuestras costumbres. Para él una porción de tierra tiene el mismo significado que cualquier otra, pues es un forastero que llega en la noche y extrae de la tierra aquello que necesita. La tierra no es su hermana sino su enemiga, y cuando ya la conquistó, prosigue su camino. Deja atrás las tumbas de sus antepasados y no se preocupa. Roba de la tierra aquello que sería de sus hijos y no le importa.
La sepultura de su padre y los derechos de sus hijos son olvidados. Trata a su madre, a la tierra, a su hermano y al cielo como cosas que puedan ser compradas, saqueadas, vendidas como carneros o adornos coloridos. Su apetito devorará la tierra, dejando atrás solamente un desierto.
Yo no entiendo, nuestras costumbres son diferentes de las suyas. Tal vez sea porque soy un salvaje y no comprendo.
No hay un lugar quieto en las ciudades del hombre blanco. Ningún lugar donde se pueda oír el florecer de las hojas en la primavera o el batir las alas de un insecto. Mas tal vez sea porque soy un hombre salvaje y no comprendo. El ruido parece solamente insultar los oídos.
¿Qué es el hombre sin los animales? Si todos los animales se fuesen, el hombre moriría de una gran soledad de espíritu, pues lo que ocurra con los animales en breve ocurrirá a los hombres. Hay una unión en todo.
Ustedes deben enseñar a sus niños que el suelo bajo sus pies es la ceniza de sus abuelos. Para que respeten la tierra, digan a sus hijos que ella fue enriquecida con las vidas de nuestro pueblo. Enseñen a sus niños lo que enseñamos a los nuestros, que la tierra es nuestra madre. Todo lo que le ocurra a la tierra, le ocurrirá a los hijos de la tierra. Si los hombres escupen en el suelo, están escupiendo en sí mismos.
Esto es lo que sabemos: la tierra no pertenece al hombre; es el hombre el que pertenece a la tierra. Esto es lo que sabemos: todas la cosas están relacionadas como la sangre que une una familia. Hay una unión en todo.

Toro Sentado

Para abordar esta hermosa carta, sugerimos algunas preguntas:

1- ¿Quién escribe la carta y a quién está dirigida? ¿Cuál es el contexto histórico? ¿Guíen sería el hombre blanco y quien el piel roja?

2- Realice un cuadro en el cual se vea la diferencia entre el hombre blanco y el autóctono en su relación con la naturaleza.

3- Desarrolla cual crees que es la cosmovisión de los pueblos autóctonos de América en su relación con la naturaleza y en que se diferencia de la Europea.

Como segundo recurso, para abordar la cosmovisión occidental sugerimos la siguiente lectura:

Eduardo Galeano – Memorias de Fuego

Para abordar el texto se sugieren las siguientes preguntas:

a) ¿Qué fue Tenochtitlan? ?¿Cuál era su fisonomía (forma) urbana?

b) ¿Qué paso con la ciudad luego de la conquista europea?

c) ¿Qué hizo el Agua ante las acciones del conquistador Hernán Cortes?

d) Teniendo en cuenta la cosmovisión de los pueblos originarios americanos trabajada en el primer artículo,  que significa la frase “el agua era aliada de los indios paganos y enemiga de los cristianos”.

f) Busca un ejemplo actual en el cual puedas ver reflejados cada uno de los modelos de sociedad. Elegir una fotografía para represnetar a c/u.

Por último, proponemos la visualización y análisis del siguiente cortometraje:

Abuela Grillo – Cosmovisión Americana

Para el análisis del mismo sugerimos las siguientes cuestiones:

a) Teniendo en cuenta la música y el paisaje ¿A qué cultura hace referencia el corto?
b) ¿Qué representa la abuela grillo y que sucede cuando la sociedad le da la espalda?
c) A través de quienes se ve representada la cosmovisión occidental (europea) sobre la utilización de los recursos y que hacen con ellos?
d) ¿Cuál es el motivo por el cual el pueblo se junta e intenta liberar a la abuela?
e) ¿Cuál es el recurso natural que se aborda en la historia y cuál es el mensaje que te deja?
f) Relaciona el cortometraje con el texto de Eduardo Galeano del inico.
g) Describe que aspectos de la cosmovisión de los pueblos originarios de América se retratan en la historia “Abuela Grillo”.

COMO ACTIVIDAD FINAL PROPONEMOS QUE LOS ESTUDIANTES EXPLIQUEN CON SUS PALABRAS LAS DIFERENCIAS ENTRE LA COSMOVISIÓN AMERICANA CON LA OCCIDENTAL. ADEMÁS LES SUGERIMOS LA REALIZACIÓN DE UN DIBUJO QUE REPRESENTE LA DIFERENCIA ENTRE LAS MISMAS.

EL TITULO DEL MISMO DEBERÁ SER ¿QUÉ SOCIEDAD ELEGIRÍAS?

Como siempre decimos desde HC-Historia Creativa, tu comentario nos ayuda a seguir adelante pero también a ajustar,corregir e incluso descartar. Así que te invitamos a comentar en la parte inferior 😉

6 comentarios en «Cuidar la Tierra. Cosmovisión americana VS occidente.»

  1. Pingback: #ACTIVIDAD - Geografía - Historia Creativa

  2. Pingback: #SECUENCIA - "Los hijos de la Guerra contra los hijos del Estado de Bienestar". Revolución Cultural en los años ´60. - Historia Creativa

  3. Pingback: #ACTIVIDAD - "La Contracultura de los ´60". Instancia grupal curso completo. - Historia Creativa

  4. Pingback: #REFLEXIÓN - 9 de Julio de 1816. - Historia Creativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *